martes, 15 de julio de 2008

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL COMERCIO INTERNACIONAL


Capitulo I
CONSIDERACIONES GENERALES

El tema de las ventajas y desventajas del Comercio Internacional es un tema estrictamente económico, por lo tanto son los principios económicos los que definen las explicaciones pertinentes. Al respecto los economistas usualmente agrupan las razones en tres categorías: ventaja absoluta, ventaja comparativa y economías de escala, de tal forma que se pueda tener una apreciación muy específica de las ventajas que posee tal o cual empresa o país con relación al comercio internacional.


VENTAJA ABSOLUTA.-

La “ventaja absoluta” se da cuando un país puede producir algunas cosas más barato que otro. Las razones pueden ser el clima, la geografía o la mezcla de habilidades de su población. Cualquiera que sea la razón en cada caso, un país simplemente puede producir más barato que otro.


VENTAJA COMPARATIVA.-

El principio económico de ventaja comparativa es un principio moderno y esta íntimamente ligado al concepto de eficiencia, y para ilustrar el significado de la ventaja comparativa, supongamos que un país es tan eficiente que es capaz de producir cualquier cosa más barato que otro. ¿Existiría el comercio entre dos países? Sí. Porque aún en este caso extremo uno puede hacerlo más barato en diferentes grados.

La clave para entender el comercio entre individuos o entre naciones está en la realidad económica de la escasez. Aunque un país “X” determinado sea capaz de producir cualquier cosa más barato que otro país “Y”, en realidad no puede producir todo más barato porque el tiempo que utiliza en hacer una cosa no puede usarlo a la vez para producir otras.

El bienestar económico de un país, y el del mundo, será mayor si dedica sus recursos escasos a producir las cosas en las cuales tiene la mayor “ventaja comparativa” y comercia con otro para obtener las demás cosas que quiere. La única forma en que no existiría ganancia del comercio sería si el país “X” produjera cualquier cosa más eficientemente que el país “Y” con el mismo porcentaje para cada producto, porque no habría ventaja comparativa. Esto en la vida real es casi imposible.


ECONOMÍAS DE ESCALA.-

Las ventajas absolutas y comparativas son las razones principales de los beneficios del comercio internacional, pero no son las únicas. Algunas veces un producto requiere una inversión tan grande en maquinaria y en el desarrollo de una fuerza de trabajo calificada que, para que pueda venderse a un precio suficientemente bajo y sea competitivo, sólo se hace en grandes cantidades, debido a lo que los economistas llaman “economías de escala”.

Las exportaciones permiten a algunos países obtener economías de escala, las cuales no serían posibles sólo con las ventas nacionales. Algunas empresas hacen la mayoría de sus ventas fuera de sus países.

Para algunos productos que requieren grandes inversiones en maquinaria e investigación, existen muy pocos países cuyas ventas internas permiten tener los niveles de producción necesarios para cubrir todos los costos. El comercio internacional crea mayor eficiencia al permitir más economías de escala, así como beneficiarse de las ventajas absolutas o comparativas de cada país. Con el transcurso del tiempo, aún las ventajas comparativas cambian y causan que los centros de producción se desplacen de un país a otro.

En todos los casos, los resultados positivos o negativos monetarios provenientes del comercio internacional que realiza un país, se refleja en la BALANZA COMERCIAL, en la cual se registran contablemente el producto de las exportaciones menos las importaciones. Esta balanza comercial a su vez es parte conformante de una gran balanza, la cual esta estructurada de la siguiente manera:

En principio la balanza de pagos se define como “el instrumento contable en el que se registran las transacciones comerciales y financieras entre los agentes económicos domésticos y los agentes económicos extranjeros”. Se compone de dos grandes balanzas: la balanza en cuenta corriente y la balanza en cuenta de capital. La balanza en cuenta corriente, a su vez, comprende la balanza comercial, la balanza de servicios factoriales, la balanza de servicios no factoriales y las transferencias unilaterales. En tanto que la cuenta de capital registra los préstamos que recibe y que otorga el país al resto del mundo.

Consiguientemente, el Economista “CHACHOLIADES, Miltiades” afirma que: Para que un país pueda mantener el equilibrio económico, y no obstante que tenga déficit en cuenta corriente debe tener un superávit de la misma magnitud en la cuenta de capital, es decir, debe tomar préstamos del resto del mundo[1].










BIBLIOGRAFIA
1. CHACHOLIADES, Miltiades (1990). “Economía Internacional”, Editorial Mc Graw - Hill, México, 1990. 677 pp.
2. DORNBUSCH, Rudiger y STANLEY FISCHER (1994). “Macroeconomía”, Editorial McGraw-Hill, Sexta Edición, México, 1994. 785 pp.
3. GALBRAITH, John K. (1989). "Historia de la Economía”, Editorial Ariel, Primera Reimpresión, México, 1989. 331 pp.
4. KRUGMAN, Paul y MAURICE Obstfeld (1995). “Economía Internacional. Teoría y Política”, Editorial McGraw-Hill, Tercera Edición, México, 1995. 962 pp.
5. SAMUELSON, Paul y William Nordhaus (1988). “Economía”, Editorial McGraw-Hill, Duodécima Edición, México, 1988. 1156 pp.
6. SMITH, Adam (1776). “Investigación Sobre la Naturaleza y Causas de la Riqueza de las Naciones”, Editorial Fondo de Cultura Económica, Octava Reimpresión, México, 1994. 917 pp.



[1] CHACHOLIADES, Miltiades (1990). “Economía Internacional”, Editorial Mc Graw - Hill, México, 1990. 677 pp.